Cualquiera o casi todos, pensaríamos que en la Ciudad de México, no existen zonas rurales o de campo, por algo, se le llama Ciudad; sin embargo la realidad es que, existen 7 delegaciones en donde aún se conserva la actividad agrícola y ganadera y que son una de las fuentes económicas principales para muchas familias.

 

Con el apoyo y respaldo de la Secretaría de Desarrollo Social y Equidad para las Comunidades, SHIEG, se llevaron a cabo una serie de entrevistas entre familias dedicadas al campo en las delegaciones Milpa Alta, Xochimilco, Tlalpan y Tláhuac, en donde se encontró que sólo en estas delegaciones, se producen alrededor de 7,432 toneladas al año de Avena forrajera, la cual es usada para consumo del ganado. Son alrededor de 145 productores, es decir, 145 familias que tienen como base de su ecnomía el cultivo, producción y venta de avena forrajera; de los cuales, 43 son mujeres, una cantidad relativamente pequeña, pero que sin embargo, tomando en cuenta factores como equidad de género, significa que existe un pequeño reconocimiento en la capacidad de la mujer rural para poder dirigir y emprender proyectos en el campo mexicano, no quedandose solamente en el rol de alimentar a los hombres que trabajan la tierra.

Otro de los productos más importantes en el campo de la Ciudad de México, es la siembra y cocecha de nopal, siendo la delegación Milpa Alta la zona considerada como cuna del nopal, ya que se considera que el nopal de mejor calidad proviene de aquí.

 

Se tiene un conteo de 297 productores dedicados al nopal, de los cuales 135 son mujeres.

 

El campo en la Ciudad de México, es una clara muestra del arraigo y el amor que cada una de estas familias le imprime a la tierra, a conservar las raíces, pero además a la adaptación a las nuevas tecnologías y a la superación académica, cultural, económica y patrimonial.

     
 
     
 
COMPARTE

 

 
Shieg

15

 

15

 

Taller de expresión fotográfica

Shieg